Historia

Para conocer un poco más de la cabalgata de Hortaleza debemos remontarnos a la década de los sesenta cuando en el norte de Madrid se reduce la extensión de cultivos y los terrenos comienzan a ser vendidos en forma de solares. Hortaleza abandona su tradición agrícola para convertirse en esta época en una zona residencial.
A mediados de los años 60 comienza a construirse en el distrito la llamada UVA de Hortaleza. Y aunque en un principio estos edificios modulares fueron diseñados como viviendas sociales provisionales para acoger una población que mayoritariamente venía de zonas chabolistas del sur de Madrid, aún hoy en día muchas familias de la UVA (Unidad Vecinal de Absorción) continúan en las mismas viviendas.
Durante estos años crece exponencialmente la construcción de viviendas en los barrios situados al norte del distrito, sobre todo las zonas de Parque de Santa María, El Carmen o San Lorenzo. Hortaleza se convierte en poco tiempo en un distrito popular de población mayoritariamente joven que llega a Madrid buscando trabajo desde distintos puntos de España. En muy poco tiempo las vecinas y los vecinos de estos barrios con tantas carencias de infraestructuras y de servicios comienzan a exigir al Ayuntamiento unas dotaciones que den cobertura a tanta población. Serán estos años 70 una época de movilizaciones para reivindicar al ayuntamiento la creación de colegios, institutos, zonas verdes y deportivas.
Hay que resaltar la gran importancia que tuvo en los años 70 y 80 el trabajo de numerosos “curas obreros” que ayudaron a crear y organizar buena parte del movimiento asociativo que hoy existe en el barrio. Muy importante fue también el nacimiento de numerosas asociaciones vecinales y culturales que surgieron con la finalidad de frenar las múltiples tropelías urbanísticas, la corrupción existente y fundamentalmente la ausencia total de control democrático. Es justo en este momento cuando surgen iniciativas que con un trasfondo festivo pretenden reivindicar mejoras para el barrio y sus habitantes. El nacimiento e inicio de la cabalgata de Hortaleza es un claro ejemplo del trabajo del movimiento asociativo y vecinal del distrito que surge en un momento en el que los barrios necesitan más servicios y aprovechaban cada una de sus fiestas para exigir mejoras en las calles, en los colegios y en los parques. Otras fiestas que nacen de la misma forma son la fiesta de San Juan o la fiesta del “Bollu”. La cabalgata fue de las pocas fiestas que continuó realizándose durante la década de los 90 y de 2000 sobre todo con un carácter educativo y social. Algunas asociaciones cómo Fray Escoba, Amejhor o Jóvenes del parque continuaron su labor de trabajo con niños y niñas del barrio volcándose los meses de diciembre en la construcción de las carrozas que salían luego en la cabalgata.
Todo continuó así hasta enero del 2008 momento en que Doña Elena Sánchez Gallar concejala presidenta del distrito decide de manera unilateral acabar con nuestra tradicional fiesta cambiando el recorrido original y desvinculando a las asociaciones y sus chavales de la construcción de las carrozas.

Esta es la historia de la cabalgata hasta nuestros días y este es el motivo de que nos encontramos ahora luchando por acabar con esta privatización que tantas ilusiones ha roto. Y es que, conviene recordarle a la Junta de Hortaleza dos cosas:

  • Que no debe olvidar que fue la población de este distrito y su tejido social los que motivaron que Hortaleza hoy en día se haya consolidado cómo uno de los distritos con más asociaciones ciudadanas de todo Madrid, sólo comparable a algunos distritos del sur cómo Vallecas.
  • Que este barrio está preparado para que sea otra vez la Cabalgata de Hortaleza, más de 25 años después se su nacimiento, la que agrupe y empuje a la mayoría de asociaciones del distrito a exigir a su Junta Municipal y a su Ayuntamiento modificaciones en sus actuaciones. Sobre todo en algunas tan importantes como la anulación de las vías de participación ciudadana y vecinal que tanto han hecho por este distrito.